Llena de Gracia

Shëlâm, Maryam, leḵy malya.Mâran °ammeḵy bërîḵaṯ bëneshe’.(Paz a ti, Maryam, llena de gracias.Nuestro Señor está contigo). La joven nazarena ciñó su manto sobre la cabeza,al escuchar mensaje en dos voces cristalinas.Una en su corazón, sin palabras.La otra movía las cortinas.Ambas voces en angélico arameo,reverberando la una sobre la otra. La Presencia le iba explicandopor qué … Sigue leyendo Llena de Gracia

Por la gracia y la Gracia de Dios

—Yo entrareeeé ♪ en tu presenciaaaa ♫ —entonaba el monje hebdomadario el canto de entrada. En ese momento llegaba el hermano rezagado, buscando que la operación de abrir y cerrar la puerta de la capilla fuera a la vez ágil y silenciosa. —Me sentareeeé ♪ calladamenteee ♫ —respondió la comunidad con simétrica unción, mientras el … Sigue leyendo Por la gracia y la Gracia de Dios

Las tres “matrioshkas”

En la oscuridad de su hermana mayor, la “matrioshka” soñaba con el paisaje cambiante de la tienda de artículos de regalo. Lo había visto una vez, el día en que las tres llegaron de la fábrica. Echaba de menos el exterior. Un día, sin saber cómo, se puso a pensar en la pequeña, doblemente encerrada. … Sigue leyendo Las tres “matrioshkas”

Betania

(soneto) La mesa está poblada de manjares.Es fiesta en esta casa. La familiaestá desde la aurora en plan vigilia.Jesús les viene a ver, les quiere “a mares”. Mantel de lino han hecho sus telares,María lo ha cosido, y Marta auxilia.Pastel las dos amasan, “meraviglia”.Jesús está en Betania, entre sus lares. Sentados a la mesa sonrientes,es … Sigue leyendo Betania

Al rescate de los fideos

Percusión de las cucharas en la loza.Los platos de sopa van quedando vacíos.Aguarda la ensalada, paciente,al último “¿terminas ya, hijo mío?” En unos y otros cuencos permanecenislotes de fideos complicados.Han caído en la fronteraentre el llano y la cuesta.No es fácil rescatarlos, son delgados. Dejar el plato limpio, ¿sabes, hijo?,no es fino.Dejarse siempre un “poco” … Sigue leyendo Al rescate de los fideos

Imaginando en Altamira

Mirando el relieve de la cueva a la luz danzante de la antorcha, la imaginación del niño “vio” en la piedra la figura de un bisonte. Con su dedo rebozado de arcilla ayudó a delimitar el naciente dibujo. Aquel niño rupestre pintaba solo en la imaginación de la pequeña María Sanz de Sautuola, que buscaba … Sigue leyendo Imaginando en Altamira

La sopa y el almíbar

El monje del turno semanal de cocina puso la olla de la sopa sobre la mesa. El prior sirvió las escudillas. Todos empezaron a comer. Cuando el hermano cocinero tomó la primera cucharada, bajó la cabeza. Sonrió avergonzado. ¡Estaba saladísima! Interrumpiendo un instante el tintineo de las cucharas en la rústica porcelana, los demás hermanos … Sigue leyendo La sopa y el almíbar

Letras tendidas

Una mano con bolsa de pinzas,el niño ascendió al tendedero.Taburete plegado en la otra,parecían enormes llaveros. Su mamá estaba enferma. Sentíala cabeza dar vueltas de noria.En las sienes batíale la sangrecon tambores de orcos de “Moria”. Corazón encogido el chiquillo,le dolía el dolor de su madre:“Yo te quiero aliviar un poquillo.Buen Jesús va a ayudarme … Sigue leyendo Letras tendidas

Donante de sangre

Al grabar con el móvil la flor del cactus 'Echinopsis oxygona', Lucía acercó demasiado la mano. Dio un respingo. Del dedo manaba una perla roja creciente. «El trabajo de Biología me está costando sangre», sonrió para sí. Al reproducir el vídeo hacia atrás vio la gotita “regresando” al dedo, como una “minitransfusión” imposible. El tríptico … Sigue leyendo Donante de sangre

El sembrador de cuartillas

A Sttorybox. A sus creadores. A toda la comunidad de "lectoescritores" que hemos tenido el gozo de sembrar allí nuestras cuartillas. #1 —Mamá. —Dime, cariño.  🙂 —Si regamos el melocotonero con almíbar, ¿saldrán los melo…cotones más dulces? 🙂 —…mmm… escucha, Daniel. El almíbar no es “agua” de riego, sino una “semilla”. —¡Ah! ¿Semilla? ¡Ah! ¿Semilla … Sigue leyendo El sembrador de cuartillas

Esperanza entreabierta

Cinamon_tea: En la fotografía de hoy una de mis ventanas, de las ajadas, de las que podrían contar mil historias, de las que han sido abiertas y cerradas por tantas y tantas manos a lo largo de tantos y tantos años. De las que guardan secretos, de las que cuentan anécdotas. De esas. De las … Sigue leyendo Esperanza entreabierta

«25»

—Abuelo, ¿qué harías si volvieses a tener 25 años? —la pequeña había mezclado su candor en la cucharilla. —Los tengo. —Sí, tres veces. Tienes 75 —¡qué chiquilla! —Llevo puesto lo mejor de mis 25: conocer a tu abuela y labrar con ella la tierra donde tus padres te sembraron. —Te quiero, Abuelo. Tus arrugas siempre … Sigue leyendo «25»