Marea

“Paso Combarro” – 01.06.02

Cinamon_tea:

Son los delirios.

Las metas que no podemos alcanzar.

Los esfuerzos sin premio.

Es bregar contra elementos, obstáculos y molinos de viento.

Perseguir un imposible.

Es desviarnos, perder de vista el objetivo, consumir energía inútilmente. El desgaste.

Y es cansarnos.

Y es rendirnos.

Y es, después de todo lo anterior, con el olor de la derrota en la piel, darnos cuenta que, posiblemente, lo único que habríamos tenido que hacer era esperar que subiera la marea y navegar hacia dónde nos llevara el viento.

Buenos días.

Scrivivente:

¡Me encanta esta imagen “madre”, Cinamon_tea! Me encanta sentar la mirada al lado de la tuya, a babor del “Paso Combarro”, en el lado izquierdo. Aunque la barca no puede volcar, no está de más el equilibrio.

Esto es lo que tricotamos juntos:

«Pero la marea llega, puntual, saciando sin prisa las arrugas de arena seca y los ensambles sedientos del “Paso Combarro”.

Y la imposible navegación comienza cuando la marea nos confía su brújula, cuya aguja magnética temblequea expectante, arrullada por la banda sonora del oleaje bajito.

Y el Mare Nostrum se hace ribera. Y nos habla de los cien pueblos que se desgastaron sin premio. Y su espuma nos dice que no hemos esperado en vano, porque desesperar es esperar en voz alta. Y nos dice que la barca también flota en la arena, en la espera, en el cansancio.

Y nos revela que la marea no ha venido “porque sí”. Alguien —dice— la ha convocado con su anhelo.

Ya es de día. Y es buen día. Ya lo era. Ahora más».

Cinamon_tea:

Las mareas que nos llevan, que nos traen, que nos mueven a su antojo. Gracias, Scrivivente.

 

Estrenamos aquí y así una forma nueva de “conversar” y una forma nueva de “escribir”. No es simplemente comentar juntos una foto. Es, más bien, conversar dentro de ella.

Decir Cinamon_tea es decir Ana Navarro, escritora y fotógrafa, ambas pasiones vividas con corazón de aprendiz y delicadeza profesional. En cuanto al arte fotográfico, Ana se presenta a sí misma como “rescatadora de instantes”. En lo referente a la literatura, a veces su pluma sigue la huella de las imágenes captadas por su cámara; otras veces su mirada encuentra imagen para palabras previas.

Nace así y aquí, al compás de la marea, «Conversación dentro de una fotografía», fruto de un diálogo entre dos plumas y una cámara: Cinamon_tea y Scrivivente. Coescribir es un convivir de almas. Es hermoso.

Anuncios

2 comentarios sobre “Marea

  1. Una vez mas (y dos, y tres, y las que sean necesarias) darte las gracias Hermano por esta entrada a tu blog. Por si no fuera suficiente con publicitar mis letras y mis imágenes me has dedicado una presentación tan emotiva y llena de cariño que (si no fuera porque habla de mi misma) me la habría creído.
    Recibe un abrazo enorme
    Estamos, Lázaro, estamos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Soy yo quien te da las gracias, mi hermana, por ensanchar a dos el visor de tu cámara. Y por enseñarme a descubrir y contemplar en las fotos —instantes rescatados son— el retrato de lo antes imaginado, y semillas de nueva imaginación.
      El agradecimiento es, a la vez, semilla y fruto. Hemos sembrado juntos esta foto en la tierra esponjada de las palabras. Y la foto ha germinado sus propias palabras y las ha mezclado con la arena. Ambos, mi hermana, creemos en la danza coral de las artes. La fotografía y la microliteratura se llevan de maravilla. Eso me encanta.
      Recibo tu abrazo en mi propio abrazo esperante, y perdón por jugar con el verbo mientras espero.
      Estamos, Ana, estamos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s